Temas de Interés

Nuevo fármaco para enfermedades hepáticas crónicas e irreversibles

  1. mexicanos nuevo fármaco

Jueves 12 de mayo de 2005

Reforma / Ciencia / Patricia López. En un caso inédito de un proceso cien por ciento mexicano, un nuevo medicamento que restaura daños del hígado causados por la cirrosis servirá como tratamiento contra esa enfermedad, crónica e irreversible.

La producción y comercialización del fármaco avanza mediante un convenio entre la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la farmacéutica mexicana Probiomed.

Con 37 años estudiando los mecanismos básicos del metabolismo del hígado y dos reconocimientos a su estudio básico -los premios Canifarma y Glaxo Wellcome obtenidos en 1996-, la doctora en bioquímica Victoria Chagoya Hazas, investigadora emérita del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, encontró que una sustancia producida de manera natural en las células, previamente modificada y dosificada, detiene el desarrollo de fibras que crea la cirrosis en el hígado, estructuras que alteran la comunicación y el funcionamiento celular, endurecen el órgano e inhiben poco a poco su actividad vital para el organismo.

"Unos cien millones de personas padecen cirrosis en el mundo y es una de las diez principales causas de muerte a nivel mundial. En México está dentro de las tres primeras causas de muerte entre la población de 40 a 60 años de edad", detalla Chagoya.

La cirrosis tiene varias causas, con mayor frecuencia el alcoholismo y la hepatitis crónica tipo C. Actualmente su única cura es el trasplante, pues el daño gradual inicia engrasando e inflamando el hígado, para luego modificar su estructura vascular con el crecimiento de fibras que endurecen el tejido, reducen su tamaño y atrofian la función hepática. 

Un descubrimiento en el camino

"Yo quería saber cómo funciona el metabolismo del hígado, qué le pasa cuando está intoxicado con drogas, alcohol y medicamentos. Realizamos estudios en ratas de laboratorio y experimentamos durante años con diferentes agentes y grados de toxicidad", explica la investigadora.

Tras probar con sustancias como el etanol (alcohol contenido en las bebidas embriagantes) y el tetracloruro de carbono (un solvente orgánico muy agresivo), Chagoya encontró una sustancia, la 6 amino-ribofuranosil purina (6ARP), que combate la formación de fibras hepáticas.

"Existen unas enzimas, las transaminasas, cuyo nivel en la sangre refleja el daño hepático. Detectamos que la 6ARP normaliza el nivel de esas enzimas y mejora la función del hígado", detalla.

La sustancia también disminuye la formación de fibras, reanuda la comunicación entre las células y recupera la función hepática.

Al aplicar la sustancia fisiológica a ratas enfermas, Chagoya comprobó que desaparecían las fibras características de la cirrosis y se recuperaba la actividad del hígado, así que inició pruebas en humanos.

Mediante un protocolo clínico autorizado por la Secretaría de Salud y acordado entre la UNAM y el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE, se probó la eficiencia del fármaco experimental en 30 pacientes con cirrosis de diferente origen.

"Como en la diabetes, la hipertensión y otras enfermedades crónicas, se necesita un tratamiento permanente para enfrentar la cirrosis. Con un tratamiento prolongado el medicamento mejora la calidad de vida de los pacientes y, dependiendo de cada caso, la enfermedad podría revertirse".

Para avanzar en un nuevo protocolo clínico, Probiomed solicitó recursos al CONACyT. Esta última fase pretende llevar el fármaco del laboratorio a la industria.

 

CERTIFICACION

ISO

9001:2000

A partir del 26 de Agosto de 2004, Laboratorio de Análisis Clínicos Elab-Ochoa, S.C. cuenta orgullosamente con la certificación ISO 9001:2000 de gestión de la calidad.

Todos los Derechos Reservados © Laboratorio de Análisis Clínico Elab-Ochoa, S.C.